FEU: siempre en la Vanguardia y de cara al futuro

La FEU se multiplicó por toda Cuba, siempre a la Vanguardia y de cara al futuro.

Leer antes:

FEU: Un sueño hecho realidad

“Primeros pasos de una universidad nueva”

En 1927, el estudiantado universitario se opuso a la prórroga de poderes con la que el tirano Gerardo Machado intentaba eternizarse en el poder. El sátrapa se salió con la suya, gracias al apoyo de los politiqueros, y en represalia sancionó a más de cien alumnos de la educación superior, algunos incluso, con la expulsión definitiva. Además la casa de estudios fue ocupada militarmente.

Pero “el asno con garras” se encargó con sus esbirros de poner fin a la vida de Julio Antonio Mella. En 1929, la FEU perdió a su creador y principal figura. Mella murió por la Revolución y dejó en las manos de los jóvenes su principal arma para acabar con la neocolonia.

Durante algún tiempo el dictador se confió y pensó que la Universidad dormitaba en el quietismo y la desidia. Pero el 30 de septiembre ella se levantó en rebeldía y en manifestación fue a pedirle renuncia. Para que no hubiera dudas, una bandera cubana encabezaba el desfile y un trompetista tocaba a degüello.

La policía del régimen trató de detener a la muchachada. Los puños de Pablo de la Torriente Brau, Pepelín Leyva, Rodolfo de Armas y otros jóvenes hicieron a los uniformados besar el pavimento.

Raúl Roa junto con Luis Orlando Rodríguez y los chicos del Instituto de La Habana replicaron con pedradas a la furia policial. Los uniformados apelaron a las armas de fuego y cayó mortalmente herido Rafael Trejo, el primer mártir del estudiantado en la neocolonia. Y a partir de entonces, la juventud cubana le declaró la guerra a muerte a la tiranía machadista.

El tirano fue derrocado en 1933, pero al año siguiente, Fulgencio Batista con el apoyo de los Estados Unidos, se convirtió en “el hombre fuerte de Cuba”. Ilegalizó los sindicatos, asesinó a mansalva. Para neutralizar al estudiantado, tanto en la Universidad como en los institutos (preuniversitarios de entonces), estimuló el pandillerismo, los llamados “bonchistos”, quienes aterrorizaban los planteles, intimidaban a los docentes y obtenían aprobados a punta de pistola.

En la Universidad Nacional, un profesor, Ramiro Valdés Daussá, se les enfrentó y fue asesinado. Un alumno suyo ejecutó al autor intelectual del crimen y comenzó así una venganza en la que algunos, bienintencionados al principio, erraron el camino y devinieron tan gánsteres como a quienes combatían.

En 1947 se crea la Universidad de Oriente y un lustro después la Universidad Central Marta Abreu de las Villas. Lejos de atenuar la rebeldía estudiantil, esta se multiplicaría por toda la isla.

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, perpetrado por Batista, fue un momento de definiciones. La mayor parte de las pandillas estudiantiles y muchos alumnos procedentes de la burguesía se plegaron al régimen de facto. Por otra parte, quienes combatían este gansterismo cerraron filas en torno a una oposición revolucionaria a la tiranía.

José Antonio Echevarría y Fructuoso Rodríguez comprendieron que como primer paso había que sanear la FEU de estos elementos gansteriles que le restaban prestigio. El ascenso de José Antonio a la presidencia de la organización estudiantil constituyó un rotundo triunfo para las fuerzas patrióticas.

La FEU adoptó entonces la estrategia de Fidel de desencadenar la insurrección popular armada, creó un brazo armado, el Directorio Revolucionario, y suscribió junto con el Movimiento 26 de Julio la histórica Carta de México, en la que la juventud cubana le declara la guerra sin cuartel a la tiranía.

En Oriente y Las Villas, las fuerzas revolucionarias eran mayoritarias y de estos dos centros, al igual que de la Universidad de La Habana, partieron jóvenes para incorporarse a las columnas rebeldes.

La lucha de los jóvenes en la calle de las ciudades con la enseña nacional encabezando las manifestaciones, despertó la admiración y ganó cada vez mayor apoyo de la población. El 13 de marzo de 1957, el Directorio Revolucionario fue a ajustarle cuentas al tirano en su propia madriguera.

Esta acción falló. José Antonio murió en un enfrentamiento con la policía. Semanas más tarde, otros cuatro líderes estudiantiles (Fructuoso Rodríguez, José Machado, Juan Pedro Carbó Serviá y Joe Westbrook) fueron asesinados en el edificio de Humbolt 7.

Clausurada la Universidad de La Habana, la rebeldía estudiantil no cejó, como quedó demostrado en la huelga de los centros de enseñanza de la capital, de febrero a mayo de 1958, a raíz del asesinato de Gerardo Abreu Fontán, jefe de las Brigadas Juveniles del Movimiento 26 de julio.

El tradicional grito de los Caribes fue rebasando los marcos de la colina universitaria para extenderse por toda la geografía e inundar de pavor a los reaccionarios y esbirros: “¿Quién vive? Caribe. ¿Quién va? Universidad” Así la lucha continuó hasta el triunfo definitivo del primero de enero de 1959.

Siempre en primera fila

La FEU ha estado presente en cada proceso de la entonces naciente Revolución. En la creación de las milicias, la alfabetización, la lucha contra Bandidos, la Batalla de Girón, en cada movilización agrícola y militar, siempre ha estado el batallón de jóvenes universitarios.

Destacamentos como el pedagógico Manuel Ascunce Domenech, en la década del 70, y el médico Carlos J. Finlay, luego, fueron soluciones idóneas para determinadas necesidades de nuestro país y en el cumplimiento de ambas tareas encomendadas por la Revolución, se contó con el entusiasmo de la organización.

Ya hoy no contamos con una sola Universidad como en los tiempos de Mella, sino decenas de centros de Educación Superior en todo el país con sus respectivas sedes municipales. La FEU se multiplicó por toda Cuba, siempre a la Vanguardia y de cara al futuro.

Fuentes consultadas

Historia de la Universidad de La Habana en Dos Tomos, de Ramón de Armas, Eduardo Torres Cuevas y Ana Cairo

¡Presente! Apuntes para la historia del movimiento estudiantil cubano, de Juan Nuiry.

Contra Batista, de Julio García Oliveras

Los XXX manicatos. Una fraternidad legendaria, de Jorge Lozano Ros

El color del coraje, de Pedro Antonio García

5 Comentariosto FEU: siempre en la Vanguardia y de cara al futuro

  1. Yodelvis Alfonso Reyes Alvarez dice:

    Muy bien por FEU de CUBA

  2. Doymer García Duarte dice:

    Muchas felicidades ala FEU en su 95 aniversario

  3. Enmanuel González García dice:

    Muchas felicidades a la FEU en su 95 Aniversario

  4. Beatriz Torres Cardoso dice:

    La FEU se mantiene activa antes los retos que prepara el futuro. FELIZ ANIVERSARIO 95!

  5. ARIEL ALBERTO LIMA SÁNCHEZ dice:

    Ha sido un organizacion con una historia que ha perdurado a lo largo del tiempo

Deja un comentario